Transfuguismo

Desde el preciso momento en que el alcalde de Manacor y diputado del Parlament Toni Pastor plasmara públicamente discrepancias con su partido en el tema del catalán, se originaron un conjunto de ataques de sus, hasta aquel día, teóricos compañeros de formación, que inevitablemente condujeron a las pocas semanas a su expulsión del Partido Popular. Tal acto de reprobación puede ser catalogado de acertado o equivocado para los intereses de los populares, pero en todo caso se ajusta perfectamente al natural y mezquino devenir -guste o no- de la vida interna de las formaciones políticas. Asimismo y con posterioridad a la expulsión se desató otro vendaval de declaraciones explosivas de dirigentes populares y de su entorno, acusándole sin tapujos de tránsfuga, adornando tal acusación con algunos puyazos acerca de unas inconfesables segundas intenciones, de sus ansias de poder o de una usurpación de los cargos políticos que ostenta. Resumiendo: para los populares, Toni Pastor ha sido un traidor y debería dimitir de diputado y Alcalde.

Según he leído, parece que la dirección del partido quiere dar una vuelta de tuerca más al asunto y está redactando una moción de censura contra Pastor con intención de, presumiendo que los concejales populares que le apoyan se negarán a firmarla, echarlos también del partido por no acatar la disciplina del mismo. ¿Se dan cuenta estimados lectores hasta dónde puede llegar el maquiavelismo de algunos mal llamados políticos? Se elabora artificialmente -¡qué demonios alegarán en el pliego de cargos!- una censura que, de prosperar, echaría a un alcalde, al cual no se le conoce falta o yerro suficientemente perverso que la justifique; a no ser que tocar las narices a Bauzá y a su estado mayor sea pecado bastante.

No amparo ni defiendo a aquellos que adulteran el resultado de unas elecciones y que, sin otra razón que sus oscuros e inconfesables intereses, engañan a sus votantes eligiendo o deponiendo alcaldes al margen de las urnas. Por desgracia tránsfugas los hay, los ha habido y los habrá, y los partidos por mucho pactos o leyes anti transfuguismo que hagan, mirarán para otro lado y rebuscaran pretextos cuando les beneficie. No obstante lo anterior creo que a Toni Pastor no se le puede meter en este mismo saco, porque si bien es cierto que ha votado en contra de un punto de su programa, no lo es menos que los dirigentes de su partido conocían la posición de Pastor sobre ese tema y aun así lo colocaron en las listas electorales. Seguro que el alcalde manacorí podrá explicar y matizar el porqué de su decisión, por lo menos bastante mejor que lo hacen los populares cuando excusan el olvido de buena parte de sus promesas en pro de una educación de calidad, del refuerzo del estado del bienestar, listas de espera, protección de los derechos del empleado público, más competencias para los ayuntamientos, ayudas, (sí, aunque parezca ficción todo esto y más figura en su programa) Visto lo visto, no cabe sino preguntarse: ¿quiénes son realmente los tránsfugas y a quiénes deberíamos endosar una moción de censura?

2 comentaris a “Transfuguismo

  1. cuando estas militas en un partido politico no siempre estas de acuerdo entodo, por eso hay que saber luchar desde dentro

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *