Trump Presidente. ¿Y ahora, qué?

Trump contra todo pronóstico, incluido el mío, ha sido elegido Presidente de los Estados. Muchos analistas se preguntan el por qué se ha producido tal “terremoto”, otros se inquietan sobre las consecuencias que pueden darse tanto a nivel interno en Usa como a nivel externo.

En mi artículo de ayer, “¿Cómo explicar el fenómeno Trump?”, intenté explicar las razones de su éxito. “Trump un perfecto desconocido en la política desbancó a múltiples, todos y cada uno, candidatos en las primarias republicanas. Incluso los prebostes del partido republicano han permanecido al margen de la campaña de su “teórico” candidato. El multimillonario Trump se presenta a la ciudadanía USA, especialmente a las etnias “blancas” en situación socio-económica difícil, como su salvador frente a las “elites” políticas instaladas en el  poder (los Kennedy, los Clinton, los Obamas…) que conducen a los EE.UU. a la irrelevancia mundial y a sus ciudadanos marginados en favor de las minorías crecientes. Y le ha funcionado. No eran relevantes las absurdas e imposibles propuestas que hacía un día tras otros. La campaña se centró “contra” la adversaria. Trump aglutinó, y sigue aglutinando,  a los millones de norteamericanos antisistema”.

En el otra barrera se situa a “Clinton querepresenta a la gente instalada en el Sistema, y que fundamenta su voto en las minorías (incluidas las ilegales!) causa de todos los males. Trabajo escaso y de baja calidad, abuso de los servicios públicos, portadores de la violencia y la droga. Sin duda el modelo de campaña la cogió a contrapié, tuvo que luchar en campo ajeno defendiéndose de los inmisericordes ataques, incluido el FBI. Pero hay más, su nivel de popularidad no supera el 40%, y su figura no provoca excesiva credibilidad incluso entre sus votantes. La familia Obama tuvo que entrar de pleno en la campaña”.Pero ni así. Ni tan siquiera ha recogido el voto anti-Trump, que en número significado se ha ubicado en los dos candidatos independientes. Más aún, no ha conseguido reactivar el voto de las minorías hispanas (cfr. Florida). Ahora,”¡tarde me lo fiaste”, incluidos los prebostes del partido demócrata, se preguntan por qué no se integró en la campaña de Clinton al precandidato Sanders, que durante su campaña en las primarias representó un aire y contenido fresco que llegó precisamente a colectivos a los que Clinton no ha podido, ni sabido, llegar.

Posibles consecuencias. Si hemos de hacer caso de sus “proclamas”, pueden ser serias y preocupantes. Promesa de expulsión de 11 millones de “sin papeles” procedentes de minorías latinas, africanas… Construcción de un muro “inmenso” en la frontera (3.200 m.) con Méjico. Suma y sigue. A nivel externo, mano dura a Cuba y a los acuerdos de las Farc y el gobierno colombiano. Revisar su participación en la OTAN. Revisión de sus acuerdos económicos y políticos con China.Suma y sigue.

Margen de actuación lo tiene. Los republicanos han obtenido una mayoría absoluta en la Camara de Representantes y en el Senado. Lo mismo en el Tribunal Supremo. Queda por ver si “su” partido le dejará manos libres.

Concluyo igual que ayer. “Asistimos a una nueva realidad sociopolítica en USA. De algún modo se está repitiendo el modelo de los populistas europeos, antisistema y antieuropeos, ubicados básicamente (pero no sólo) en la extrema derecha. Francia, Holanda, Austria, Polonía….). El “maldito crack” financiero causada por las grandes corporaciones ha tenido como consecuencia una devaluación de los modos y maneras de gestionar las instituciones democráticas, así como un estropicio en todos los imputs que garantizaban unos niveles básicos de bienestar”.

“La crisis está servida, también en USA”.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *