Una nueva derrota

Me temo que el llamado Caso Nóos terminará siendo un mal sueño para la Fiscalía Anticorrupción, cuyos integrantes están siguiendo el camino de estrella a estrellados.

Ayer se presentaron ante el Tribunal que les juzgó los señores Torres y Urdangarín con el temor, imagino, de que se les enviase a prisión aplicando cautelarmente una Sentencia que no es firme y que les fue notificada hace una escasa semana, sólo una semana aunque parezca muy lejano en el tiempo.

La Sala, nada sospechosa de monárquica, ha aplicado el derecho y ha desautorizado en toda regla las peticiones del Ministerio Fiscal y frente a las mismas ha considerado que los antedichos señores deben presentarse ante las correspondientes autoridades una vez al mes. Menor medida cautelar no se puede adoptar.

La Sentencia dictada hace una semana desautoriza a la fiscalía en cuanto a sus conclusiones definitivas en las que de diecinueve años lo de dejó en menos de la mitad; creo que el Fiscal acusador -que ha sido seducido por la fama y las revistas del corazón- que pretendió encerrar a los señores Torres y Urdangarín a la vista del resultado obtenido -por no hablar de las absoluciones de los valencianos-, debe hacer una severa autocrítica y pensar que ha hecho mal pues la sociedad sedienta de sangre confió en él y ahora se siente defraudada.

Pero es que ayer la Sala volvió a despreciar las peticiones de la Fiscalía y acordó unas más que suaves medidas cautelares. Quizás, sólo quizás, la Fiscalía hace peticiones desmesuradas que afortunadamente son atemperadas por la Sala. Alguien debería exigir responsabilidades. Que pasen un buen día.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *