Una nueva etapa: Francina presidenta

Tengo el inmenso honor de ser diputada socialista en esta IX legislatura del Parlament de les Illes Balears. Esta mañana (lunes) he escuchado con mucha emoción el discurso a la presidencia del Govern por parte de la compañera -y espero que cuando lean este artículo ya presidenta- Francina Armengol. La primera mujer presidenta de esta comunidad, que recogiendo el testimonio de la lucha feminista de tantas mujeres, rompe ese duro techo de cristal del poder y abre el camino para las que vendrán detrás.

Ha sido un discurso de país, centrado en los retos, necesidades y sueños de las ciudadanas y ciudadanos de Baleares. Un discurso representativo del pacto entre las diferentes fuerzas políticas de izquierdas de la cámara, muy conectado con quienes lo están pasando peor y los grandes olvidados y sacrificados durante estos años de políticas de derechas.

Son muchas las expectativas que hay puestas sobre esta nueva legislatura y somos muy conscientes de que no podemos defraudar, por ello, los esfuerzos deben ir destinados a mejorar nuestro sistema productivo, apostando por la I+D+I, la Universidad de las Islas Baleares, las industrias culturales, la internacionalización de nuestras empresas vinculadas al conocimiento, y a través de un plan de energía. El turismo es nuestro motor económico, pero está demasiado estacionalizado, por ello debemos ganar meses de temporada, regular el todo incluido desde parámetros de calidad y regular los alquileres vacacionales, solución económica para muchas familias y la oferta complementaria.

El autoritarismo y prepotencia fue el pecado capital del anterior ejecutivo. Francina representa todo lo contrario: el diálogo y el consenso. Un diálogo que mantendrá abierto desde el minuto uno con la comunidad educativa y con los agentes sociales y empresariales para emprender un Pacto por la competitividad y cohesión social.

Las primeras medidas que tomará el Consejo de Gobierno serán la derogación del TIL, la ley de símbolos y una moratoria a las grandes superficies que están arruinando un sector fundamental para la vertebración social como es el pequeño y mediano comercio. La sanidad volverá a ser universal y retornaremos la tarjeta sanitaria a las veinte mil personas que fueron expulsadas del sistema sanitario para que las privadas hicieran negocio. Los centros de salud reabrirán por las tardes y se volverá a poner en marcha el decreto de garantía de demoras, a efectos de salvaguardar un tiempo de espera razonable.

La política sin recursos es una quimera, precisamente por eso, ha anunciado la puesta en marcha de una fiscalidad justa para que que quien más tenga, más aporte a la sostenibilidad social . Es necesario re-distribuir mejor. Combatiremos el fraude fiscal para recaudar más, crearemos una fiscalidad turística para reinvertir en el sector y nuestro medioambiente y desplegaremos nuestra arquitectura de autogobierno, reforzando los Consells Insulars y el papel de los Ayuntamientos a través de un nuevo “Pacto Local”. Una de las primeras visitas institucionales será a Madrid, a reclamarle a Mariano Rajoy que paralice la tramitación del nuevo “Régimen Especial de Baleares”. Es necesario pactar y consensuar una alternativa trabajada desde Baleares con todos los agentes sociales y económicos, a la vez que mejorar el sistema de financiación autonómica, y no olvidar ni “perdonar” los millones de euros que debe a Baleares en concepto de inversiones estatutarias.

Francina es una persona sensible socialmente y se ha reflejado en su discurso. Ha enfatizado en la lucha contra la pobreza, la precariedad y la explotación del S.XXI. Ha hablado de los contratos basura que dejan a una sociedad desprotegida, de los parados de larga duración, los mayores de 45 años, especialmente mujeres que ya no tienen esperanzas ni ganas de luchar. La estructura del nuevo Gobierno contará con una consejería de Trabajo, con una dotación del 4% del presupuesto para poner en marcha un plan de choque contra la precariedad, explotación e impulsar políticas activas de ocupación. Otros proyectos serán poner en marcha de manera progresiva una renta básica para las personas que lo necesiten puedan disponer de ella, la lucha contra la pobreza energética, paralizar los desahucios y poner en marcha viviendas sociales y alternativas habitacionales, combatir algo que nos avergüenza como sociedad que es la pobreza infantil , a través de un compromiso inequívoco de aumentar las becas de comedor para garantizar la equidad, y poner todos los recursos necesarios y en la agenda política la lucha contra el sexismo y la violencia de género.

El discurso de Armengol ha sido un alegato a la defensa y sostenibilidad de los servicios públicos, del estado del bienestar y la modernización de nuestras instituciones. IB3, ejemplo de burda manipulación y sectarismo estos años, volverá a ser un servicio público, independiente y plural.

La ética y la transparencia son grandes antídotos contra la corrupción. Por ello impulsaremos una potente ley de transparencia y una Oficina anti-corrucpción vinculada al Parlamento. Promoveremos la participación ciudadana a través de una ley de consultas, regularemos las iniciativas legislativas populares y el escaño 60 para facilitar la conexión entre la voz de la calle y el Parlamento.

La ciudadanía votó cambio día 24 de mayo. Han sido semanas intensas de negociación y definición de una buena hoja de ruta progresista para darle un giro político, económico y social a Baleares. El cambio seguro quedará materializado con la investidura de Francina Armengol como presidenta. Quedan cuatro años intensos, de mucho trabajo para devolverle a la ciudadanía de Baleares los derechos robados por el PP con la coartada de la crisis.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *