¡Va de congresos! Los populares y los podemitas

Por vez primera, Aznar no asistirá a tal magna reunión. El Congreso será un auténtico paseo militar liderado por su gran líder, Mariano Rajoy. Ni tan siquiera “citar” las graves acusaciones de financiación ilegal del PP en múltiples campañas electorales, que surgen un día sí y otro también. Sólo pequeños interrogantes abiertos. ¿Confirmará a Cospedal como Secretaria General, y a lo máximo nombrar un coordinador en la persona de Maillo (¡una de las grandes jóvenes promesas que no acaban de medrar!)? De momento no se percibe ninguna intención de renovación. Seguirán vivos y coleando en sus cargos dirigentes la inmensa mayoría de los actuales (¡quizás cae alguno aquello del qué dirán?). El hecho no es baladí. Los populares no tienen mayoría absoluta lo que les obliga a pactar múltiples asuntos, su actual equipo de momento no se muestra muy ágil en su voluntad y capacidad de llegar a acuerdos. De momento pretenden gobernar con el mismo chip de cuando contaban con mayoría absoluta. El primer reto el Presupuesto. De momento no se conoce tan siquiera un borrador. Pero múltiples reformas necesarias, entre otras: la LOMCE, la Reforma Laboral, las Pensiones, el Modelo Territorial (incluido el temido choque de trenes en Catalunya), la Financiación Autonómica, la reforma de la Constitución del 78….

Podemos también celebra su propia Convención envueltos en graves batallas internas referidas al modelo y estrategias políticas del partido, aderezadas por descalificaciones y zancadillas de índole personal. Iglesias/Errejón, Errejón/Iglesias, representan dos modelos distintos: uno, Iglesias, defiende un partido, Podemos, como “vanguardia” de las esencias, tiene como labor principal estar presente y activo en la calle. Su presencia en el Parlamento es necesaria pero subsidiaria a la acción directa. Su “asalto” a la Moncloa no contempla como imprescindible contar con el PSOE, y en su caso con condiciones impuestas. Recuérdese aquello patética rueda de prensa de Iglesias rodeado de sus fieles, donde se repartían Ministerios, mientras P. Sánchez despachaba con el Rey su voluntad de acceder a su Investidura Tal modelo y estrategia es el defendido por Iglesias. El otro modelo, defendido por Errejón, sin negar la importancia de la presencia y acción en la calle, pone en valor su acción parlamentaria a través de propuestas y acuerdos. Sigue el denominado “socialismo democrático” donde el pacto con los socialistas tiene carácter estratégico.

De momento han trasmitido un modo de hacer política igualito o similar la practicada por la casta. PODEMOS ha perdido su virginidad y puede pagarlo con pérdida de fidelidades y votos, aunque puedan continuar con un “peso” significativo pero mucho menos relevante. ¿Habrá ruptura entre las dos corrientes? No lo considero probable, aunque posible. Es probable que busquen y encuentren propuestas de acuerdo que eviten una imagen publica de ruptura. En cualquier caso, mucho me temo que los problemas de fondo pueden quedar sin resolver y los resquemores y desafectos personales vivos. Lo comprobaremos en los próximos meses.

A los socialistas les quedan meses para su Congreso, mientras siguen inmersos en sus propias miserias, sin un discurso coherente, y en busca y captura de un líder. Precisamente lo todavía no-candidata, Susana Díaz, celebrará un acto (¿mitin?) en Madrid, donde se pretende una presencia masiva (¡incluidos autocares!) y con la asistencia garantizada de la plana mayor de barones con sus adláteres.

Y no me olvido de que hace una semana CIUDADANOS celebró su Congreso, donde se confirmó el liderazgo de Albert Rivera, el repudio de la socialdemocracia (¿lo fueron alguna vez?) para reconvertirse el liberal (¡herederos de los liberales de 1812!) y así ocupar el “centro”, y anunciar que a partir de ahora se presentarán como un partido de gobierno que ejercitará, sin ninguna duda, a partir de 2019. Mientras siguen despechados, con ataque de cuernos, con los populares por no contar suficientemente con ellos (¡a pesar del pacto de investidura!) y si hacerlo con los socialistas.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *