Violencia de género justificada

Todavía están en mis ojos las imágenes que llegan del Parlamento italiano, donde un diputado del partido del ex presidente del gobierno, Mario Monti, dio un codazo a una diputada del M5S, Loredana Lupo.

¿Qué había pasado? Resulta que la Presidenta de la Cámara había bloqueado las intervenciones de la oposición para permitir la aprobación del decreto ley “Bankitalia”, que regalará unos 7.500 millones de euros a los bancos privados. La aplicación de esta medida, no incluida en el reglamento de la Cámara de los Diputados, provocó las fuertes protestas del M5S. Sólo un tal Benito Mussolini había aplicado el “cepo”, o la “guillotina” a las intervenciones de la oposición. Además fue el mismo Partido Democrático que en el 2009 había definido el “cepo” como un atentado contra la oposición cuando Gianfranco Fini, Presidente de la Cámara en aquel entonces, amenazó de usarlo. Que raro que ahora la misma medida sea considerada por todos un instrumento eficaz para el desarrollo de la democracia.

El día después del codazo incriminado los medios de comunicación alineados con los partidos mayoritarios defendieron y justificaron este acto de violencia de género, minimizándolo o echando la culpa a la diputada agredida. Pierluigi Battista de “il Corriere della Sera” twitteó “ha sido un acto legítimo”, Francesco Merlo de “La Repubblica” se sobrepasó con un inolvidable “la culpa es de la diputada “grillina” que se metía en cada pelea, se lo ha buscado”, que es como decir que si un marido pega a su mujer porque ella no sabe cocinar, es culpa de la mujer que no aprende y se busca las palizas cada vez que es la hora de cenar.

Justificación de violencia de género aparte, lo que empezó a escandalizar las diputadas de los otros partidos, provocando la solidaridad de todo el mundo político y periodístico italiano, no fue el codazo grabado por las cámaras, si no el supuesto insulto machista que un diputado del M5S dirigió a algunas diputadas del PD que le gritaban “fascista”. Permitiendo que si alguien me llamara “fascista” yo también contestaría con algo poco diplomático, el diputado del M5S, Da Rosa, se disculpó enseguida, aunque declarando que pondrá una denuncia, porque, según él, la versión contada por las diputadas del PD tiene mucha imaginación. Stefano Dambruoso, el responsable del codazo, se disculpó después, añadiendo que fue involuntario, pero en este caso nadie solidarizó con Loredana Lupo, al revés, a partir de ese momento, entre periódicos, telediarios y redes sociales, empezó el insulto al “grillino”. “Violentos”, “fascistas”, “squadrista” (eran los matones de Mussolini), “machistas”, “no respetan a las instituciones”, “están bloqueando la democracia”, son sólo algunas de las amables palabras que se están utilizando desde hace días. Una lástima que nadie haya condenado Stefano Dambruoso, y una verdadera pena las palabras del presidente Enrico Letta que el pasado 31 de enero declaró “ya hemos tolerado bastante a esta oposición.” Democracy made in China.

A pesar del bombardeo mediático, las encuestas dan el Movimiento en subida, y su manera de hacer política, a veces criticable por su desorden o poco brillante en los momentos de tensión, es defendida y descrita por algunos como verdadera oposición, que por demasiado tiempo ha faltado en Italia. Por ejemplo, Ferdinando Imposimato, presidente honorario adjunto de la Suprema Corte de Cassazione ha legitimado las protestas del M5S afirmando que Presidenta de la Cámara, mayoría y Gobierno están violando sistemáticamente las leyes constitucionales que regulan los debates, mientras el premio Nobel Dario Fo definió “obsceno” el encuentro entre Renzi y Berlusconi, fuera de las instituciones democráticas, para reformar la ley electoral. El ante-proyecto de esta ley ya ha sido declarado incostitucional por parte de los derechistas italianos y, según el actual ministro de la Defensa Mario Mauro, tiene el objetivo principal de obstaculizar el M5S en las próximas elecciones.

En fin, la pregunta surge espontánea: ¿qué habría pasado si en lugar de ser un diputado de la coalición de gobierno, el codazo lo hubiera dado un miembro del Movimento 5 Estrellas? ¿Los periodistas lo habrían justificado?

Buena democracia a todos.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *